Receta de pan pita ideal para sándwich

Nunca he sabido bien por qué el pan pita o árabe se suele asociar a la vida saludable (apuesto que es marketing, si alguien sabe que me cuente), pero a mi me gusta prepararlo para salir un poco de la rutina y porque es perfecto para comer con palta y/o queso.

Como la mayoría de las veces, esta receta es con masa madre, pero también puedes usar levadura o poolish. Este pan es especialmente fácil de preparar y la principal diferencia con otros es en la cocción y su almacenamiento.

INGREDIENTES PARA PAN PITA CASERO:

  • Harina, 500 gramos. Usé blanca, aunque puedes hacer mezclas con algo de integral, considera que en ese caso puede que necesites un poco más de agua.
  • Agua, 300 gramos (60%)
  • Masa madre, 100 gramos (20%). Si usas poolish respeta el 20%, si usas levadura seca baja al 2%.
  • Sal, 10 gramos (2%)
  • Aceite de oliva, 5 gramos (2%)
Anuncios

PREPARACIÓN DE PAN PITA CASERO:

Partimos con una autólisis mezclando toda la harina que vayas a usar con el agua en un recipiente. Algunos usan agua tibia para acelerar la fermentación, en mi caso lo hice con agua fría, los más de 30 ºC de Santiago bastan.

Veinte minutos después incorporas el fermento (en mi caso masa madre), la sal y un poco de aceite, el que mejor funciona es el de oliva. Si has hecho otras recetas del blog, notarás que esta masa es más seca y que es muy fácil de manipular. Deja reposar mínimo cuarenta minutos hasta que se hinche.

Separa la masa en trozos iguales de entre 80 y 100 gramos y sobre una superficie enharinada transfórmalos en bolitas.

Deja reposar al menos 20 minutos mientras decides tu método de cocción: Puede ser al horno o en un sartén. La ventaja del horno es que las puedes hacer todas de una vez mientras que en el sartén te aseguras de que tengan esa textura gomosa que las caracteriza. Es cuestión de gustos. Precalienta lo que hayas elegido: el sartén a fuego medio y SIN ACEITE o el horno, también a fuego medio (unos 180-200 ºC).

El siguiente paso es aplanar las bolitas con ayuda de un uslero o con la mano sobre una superficie enharinada. La idea es dejarlas lo más redondas que puedas y de un grosor aproximado de medio centímetro.

Anuncios

Si elegiste el horno haz lo mismo con las que alcancen en la lata y luego pónlas a cocer, el indicativo de que están listas es que se inflen, si las dejas mucho rato hasta que doren, puede que se pongan duras. Una vez que las saques del horno, sigue la instrucción al final del post para mantenerlas blandas.

Si elegiste el sartén recomiendo que vayas aplanando las bolitas una por una y simplemente dejarlas caer en el sartén, al cabo de unos cuatro minutos voltear y luego empezar a voltear cada unos 20 segundos hasta que veas que se infló un poco y tiene el dorado que gustes. En los ratos de espera aplana la que sigue y así hasta terminar. Si tu sartén lo permite, puedes hacerlas de dos en dos, pero considera que quizá se te haga más difícil.

¿Cómo guardarlas? Siempre y cuando quieras evitar que tus panes pita queden crujientes y conserven la textura gomosa que los caracteriza, la recomendación es que a medida que estén listas, las guardes todas juntas y apiladas en una caja tapadas con un paño para retrasar la pérdida de humedad. Esto hará que estén blandas cuando las quieras partir para hacer un sándwich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s